10.5 C
San Juan
martes, julio 27, 2021
InicioPolíticaEconomía, meritocracia e inflación, ¿qué piensa el votante del Frente de Todos...

Economía, meritocracia e inflación, ¿qué piensa el votante del Frente de Todos y el de Cambiemos ante estos tópicos?


Así lo advierte la última nota de opinión firmada por el economista Manuel Álvarez Agis y el sociólogo, consultor político y Director del Posgrado de Opinión Pública de FLACSO, Ignacio Ramírez, publicada en el sitio ElDiarioAR.com.

Según se desprende del estudio, la dimensión económica de la grieta ideológica «es profunda», y permiteirá cristalizar en las próximas elecciones, un proceso de polarización sociopolítica que «rige la vida pública del país y tiene su reflejo en la economía».

«La dimensión económica de la grieta ideológica es profunda, compuesta de desacuerdos básicos en materia de intervención del Estado en la economía, el rol de las políticas públicas e incluso visiones acerca del funcionamiento del mercado en general», puntualizan los autores. 

Así al ahondar en los antagonismos, existen cuatro principios que muestran este escenario: Progreso personal; origen de la pobreza; inflación, y retratos sobre el país. 

1) Imaginarios del progreso personal: 

Ante el interrogante «¿De qué depende que una persona pueda tener una buena calidad de vida en la Argentina?, el 38 por ciento de los votantes del Frente de Todos señaló que deriva de la política económica aplicada por el Gobierno y sólo el 10 por ciento apoyó la idea de esfuerzo personal. 

En sentido contrario, el 26 por ciento coincidió con el rol de la Casa Rosada y el 26, atribuyó a una meritocracia. 

«Si bien la sociedad argentina sigue conservando una mayoritaria inclinación “pro-Estado”, esta matriz estatista-igualitaria comienza a chocar (¿cada vez más?) contra  extendidas visiones negativas acerca del rol del Estado como “igualador” de oportunidades, rechazo al gasto público y especial aversión a los impuestos», explican Agis y Ramírez. 

2) Origen de la pobreza:

En el cuestionario «¿De cuál de las siguientes dos visiones sobre la pobreza usted se siente más cerca?», los distancias quedaron más elocuentes: el 55 por ciento de los votantes de Cambiemos responsabilizaron a la «falta de esfuerzo», mientras que el 70 por ciento del voto oficialista, lo atribuyó a «desigualdas de oportunidades».
 
3) Inflación

En el tópico inflación, la grieta nuevamente se manifiesta en su máxima expresión: El 47 por ciento de los adherentes de la oposición culparon a la emisión, seguida por impuestos en un 30. Por el contario, en el Frente de Todos, el 52 por ciento responsaibilizó a los empresarios y el 18 por ciento a los controles.

4) Imaginarios sobre la Argenitna

Finalmente, sobre la impresión de Argentina como escenario general, el 60 por ciento del voto Cambiemos lo encasilló con de un perfil «mayormente pobre», mientras que del oficialismo, lidera la desigualdad en un 69 por ciento. 

«Desafortunadamente, la pandemia acentúa el conflicto ideológico, multiplica la fragilidad y configura ánimos sociales inflamables. Pero, afortunadamente, nuestro sistema político ofrece alternativas que traducen las orientaciones dominantes del desacuerdo ideológico nacional, provocando en la esfera política e institucional la estabilidad democrática de la cual carece la economía», concluye el artículo. 





Fuente:politicargentina.com

spot_img

Economía, meritocracia e inflación, ¿qué piensa el votante del Frente de Todos y el de Cambiemos ante estos tópicos?


Así lo advierte la última nota de opinión firmada por el economista Manuel Álvarez Agis y el sociólogo, consultor político y Director del Posgrado de Opinión Pública de FLACSO, Ignacio Ramírez, publicada en el sitio ElDiarioAR.com.

Según se desprende del estudio, la dimensión económica de la grieta ideológica «es profunda», y permiteirá cristalizar en las próximas elecciones, un proceso de polarización sociopolítica que «rige la vida pública del país y tiene su reflejo en la economía».

«La dimensión económica de la grieta ideológica es profunda, compuesta de desacuerdos básicos en materia de intervención del Estado en la economía, el rol de las políticas públicas e incluso visiones acerca del funcionamiento del mercado en general», puntualizan los autores. 

Así al ahondar en los antagonismos, existen cuatro principios que muestran este escenario: Progreso personal; origen de la pobreza; inflación, y retratos sobre el país. 

1) Imaginarios del progreso personal: 

Ante el interrogante «¿De qué depende que una persona pueda tener una buena calidad de vida en la Argentina?, el 38 por ciento de los votantes del Frente de Todos señaló que deriva de la política económica aplicada por el Gobierno y sólo el 10 por ciento apoyó la idea de esfuerzo personal. 

En sentido contrario, el 26 por ciento coincidió con el rol de la Casa Rosada y el 26, atribuyó a una meritocracia. 

«Si bien la sociedad argentina sigue conservando una mayoritaria inclinación “pro-Estado”, esta matriz estatista-igualitaria comienza a chocar (¿cada vez más?) contra  extendidas visiones negativas acerca del rol del Estado como “igualador” de oportunidades, rechazo al gasto público y especial aversión a los impuestos», explican Agis y Ramírez. 

2) Origen de la pobreza:

En el cuestionario «¿De cuál de las siguientes dos visiones sobre la pobreza usted se siente más cerca?», los distancias quedaron más elocuentes: el 55 por ciento de los votantes de Cambiemos responsabilizaron a la «falta de esfuerzo», mientras que el 70 por ciento del voto oficialista, lo atribuyó a «desigualdas de oportunidades».
 
3) Inflación

En el tópico inflación, la grieta nuevamente se manifiesta en su máxima expresión: El 47 por ciento de los adherentes de la oposición culparon a la emisión, seguida por impuestos en un 30. Por el contario, en el Frente de Todos, el 52 por ciento responsaibilizó a los empresarios y el 18 por ciento a los controles.

4) Imaginarios sobre la Argenitna

Finalmente, sobre la impresión de Argentina como escenario general, el 60 por ciento del voto Cambiemos lo encasilló con de un perfil «mayormente pobre», mientras que del oficialismo, lidera la desigualdad en un 69 por ciento. 

«Desafortunadamente, la pandemia acentúa el conflicto ideológico, multiplica la fragilidad y configura ánimos sociales inflamables. Pero, afortunadamente, nuestro sistema político ofrece alternativas que traducen las orientaciones dominantes del desacuerdo ideológico nacional, provocando en la esfera política e institucional la estabilidad democrática de la cual carece la economía», concluye el artículo. 





Fuente:politicargentina.com

spot_img